Acerca de Riberfly

Mi afición a la pesca comienza a los 12 años, acompañando a mi primo. Un buen día me dijo «toma sujétame la caña que voy a coger unas lombrices», nada más irse vi que la boya se empezaba a mover y se hundía, tiré de la caña y clavé un pez, le pedí ayuda y juntos logramos sacar una carpa. Me entró tal alegría que desde entonces quedé prendido a esta maravillosa afición.

A los pocos días mi madre me regaló mi primera caña de 2 metros. Poco después conseguí ahorrar y me compré mi primer equipo de mosca, me costó 14.000 pts., y así comenzó mi afición por la pesca a mosca. A los dos meses empiezo a practicar con un torno de banco de mi padre a sujetar el anzuelo, lo mejor que podía, y a dar vueltas con hilos de seda a los anzuelos, comenzando así y de forma autodidacta la confección de mis primeras moscas.

A los dos años de empezar a montar moscas me presento a un concurso de montaje de moscas en Valladolid con experimentados montadores y mi sorpresa es que quedo en segunda posición tanto en categoría de mosca seca como en ninfa. Eso me hace mirar para adelante, tratando de superarme día a día. Pronto pronto empieza la gente a preguntar por mis moscas y como poder conseguirlas.

Competí tres años en pesca a mosca de salmónidos, pagando el primer año la novatada. El segundo año quedé tercero por Valladolid y me clasifico para el regional, no había sido nada fácil, ya que había mucho nivel, incluso algún mundialista. El tercer año quedo Subcampeón de Valladolid y también me clasifico para el Autonómico, al que no puedo acudir por razones personales. Por los mismo motivos al año siguiente tengo que abandonar la competición.

En ciprínidos estuve en la competición dos años, donde conseguí ser Subcampeón de Castilla y León, que me dio la plaza para acudir al Nacional, siendo una bonita experiencia.

En 2013 nace mi hija, lo mas bonito que me ha pasado, a la que espero poder enseñar mis conocimientos de pesca a mosca, para que lo siga disfrutando durante muchos años como yo lo llevo haciendo casi toda mi vida.

El proyecto Riberfly en el que estoy muy comprometido, ve la luz en 2015 después de muchos meses de trabajo, con el único fin de poner al alcance del pescador de mosca, materiales de montaje de primerísima calidad a precios muy competitivos. Por encima de todo busco la satisfacción personal de mis clientes y por ello ofrezco un permanente asesoramiento, un amplio stock, así como un rápido servicio de entrega.

Más de 30 años como pescador a mosca me avalan, en los que he experimentado y evolucionado en el torno, desde los patrones más clásicos a las últimas novedades de competición. Este bagaje me aporta una gran experiencia en las más novedosas y diversas técnicas de montaje y su aplicación en la confección de imitaciones para la pesca a mosca.
Riberfly está en Cigales, Valladolid y desde aquí servimos a toda la península y fuera de ella.

Para cualquier cuestión no dudes en contactarme, ¡buena pesca!

© www.riberfly.com 2016
Ricardo Bergaz Lozoya